lunes 26 de febrero de 2024

Opinión | 18 oct 2023

Gonzalo Benito Zamora: El Gobierno Provincial adelantó del cierre del ciclo lectivo 2023


Por: Gonzalo Benito Zamora

El Gobierno de la Provincia de Tierra del Fuego ha tomado una decisión que ha causado revuelo en la comunidad educativa: el adelantamiento del cierre del ciclo lectivo 2023. Esta medida, que aún espera resolución oficial, ha sido comunicada a las instituciones educativas en las últimas horas.

La justificación presentada por el Gobierno es la “emergencia edilicia” que atraviesan los diferentes establecimientos educativos de la provincia. Sin embargo, esta decisión ha generado controversia, ya que impacta directamente en el cierre del año lectivo que docentes y colegios venían preparando para todos los alumnos, tanto de la gestión pública como de la gestión privada.

Es importante destacar que esta medida se toma en medio de un conflicto salarial entre el Ejecutivo Provincial y el sindicato docente. Al adelantar el cierre del ciclo con el argumento de realizar refacciones edilicias, el Ministerio de Educación suspenderá las “actividades presenciales” a partir del 12 de diciembre. Como corolario de esta medida, se decidió realizar una “jornada institucional” el día 11.

En pocas palabras, se trata de adelantar el cierre, en perjuicio de los estudiantes, para poder liberar antes de tiempo a los docentes. Estos no estarán obligados a acudir a las escuelas a partir del 12 de diciembre y, una semana más tarde, ya comenzarán su licencia por vacaciones. Originalmente, el fin del ciclo lectivo estaba previsto para el 20 de diciembre.

Ya a principios de este año, bajo la iniciativa de realizar una “capacitación” a todos los docentes de la Provincia, la presencia de los mismos en las escuelas se retrasó dos semanas; más precisamente del 9 al 22 de febrero. La modalidad del taller planteado era virtual y desde los hogares, lo que “desobligó” a los docentes de tener que acudir a trabajar.

Por otro lado, el argumento de tener más tiempo para arreglar las escuelas viene siendo utilizado a lo largo de todos los recesos de verano.

El 26 de septiembre, la ministra de Educación, Analía Cubino, había dicho en FM Master´s que en los 3 meses del último receso escolar se invirtieron “más de 4 mil millones de pesos” y que a lo largo del año, a pesar de la dificultad de resolver inconvenientes con las clases ya iniciadas, hubo muchas refacciones que pudieron hacerse. Entonces surge la pregunta: ¿en qué momento la emergencia edilicia dejará de ser un argumento recurrente?

 

El sistema educativo reproduce la desigualdad

A esta reducción de las horas de presencia de los docentes en las escuelas y, por lo tanto, la disminución del tiempo con los estudiantes, hay que sumar las jornadas afectadas en las instituciones públicas por problemas edilicios, huelgas o “desobligaciones” dictadas unilateralmente por el gremio docente.

Mientras en los colegios privados las clases se dictan con normalidad durante todo el año, en las instituciones públicas tener un mes entero de clases es una hazaña. De alguna manera, se aplica aquí la idea desarrollada por Pierre Bourdieu y Jean-Claude Passeron: las estructuras y desigualdades sociales se perpetúan a través de generaciones mediante un sistema educativo inequitativo.

En este sentido, quienes pueden pagar reciben un servicio educativo más o menos de calidad y quienes no tienen esa posibilidad están sujetos a los vaivenes de una política educativa errante. Así, el “capital cultural” que traen consigo niños, niñas y adolescentes se ve aún más agudizado con políticas educativas que generan una oferta educativa diferenciada que afecta las trayectorias escolares de los sectores medios y populares.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias